Pobreza y derechos humanos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó su informe sobre pobreza y derechos humanos en las Américas en el que alerta sobre el posible retroceso en la región en materia de derechos sociales, económicos, culturales y ambientales (DESCA), que con anterioridad permitieron a grandes sectores de la población salir de la pobreza y la pobreza extrema.

El informe destaca que “la pobreza constituye un problema de derechos humanos que se traduce en obstáculos para el goce y ejercicio de los derechos humanos en condiciones de igualdad real por parte de las personas, grupos y colectividades que viven en dicha situación”.

 

 

Los inconvenientes a los que enfrenta este sector de la sociedad son de carácter social, geográfico, cultural y social. Lo que significa que viven alejados de sus lugares de trabajo, en sus comunidades carecen de servicios públicos como agua o drenaje, tiene poco acceso a la educación, están expuestos a la violencia y sobre el acceso a la justicia, es casi nulo. 

Los grupos más son afectados por la pobreza son las mujeres, niños, niñas y adolescentes, pueblos indígenas, poblaciones afrodescendientes, migrantes, personas privadas de libertad, personas con discapacidad, población LGBTI y personas mayores. Por lo que “la Comisión ha observado que los altos niveles de discriminación estructural y exclusión social a que están sometidos ciertos grupos en situación de pobreza, hacen ilusoria su participación ciudadana, su acceso a la justicia y disfrute efectivo de derechos”.

 

Las recomendaciones realizadas por la CIDH en su informe buscan que los Estados mejoren su legislación y fortalezcan políticas y acciones para garantizar que los derechos humanos de las personas que viven en la pobreza sean debidamente respetados y protegidos. 

 

Consulta el informe

Ayúdanos a compartir esto en tus redes sociales, Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *